Compartimos este artículo de LOW PRESSURE FITNESS, método que aplicamos en nuestro Wellnes Club y lo dedicamos a todas las que recientemente habéis sido madres. Os damos la Enhorabuena y nos ponemos a vuestra dispoción para ayudaros en vuestra recuperación.

El posparto es una etapa única llena de múltiples cambios psicológicos y físicos. De repente nos encontramos con un bebé al que atender, con mil dudas, cambios hormonales y con un cuerpo diferente al que teníamos antes de dar a la luz. La presión y prisa por querer recuperar la figura y nuestro ritmo de vida anterior pueden convertirse en nuestro principal enemigo para conseguir una adecuada recuperación postparto. Pues nunca mejor dicho, ¡recupérate despacio, que tengo prisa! En el siguiente artículo, os contamos las cuatro claves esenciales a considerar en la recuperación postparto.

1. Escucha a tu cuerpo.

El cuerpo es sabio y nos alerta constantemente de cuando algo no va bien. Siente lo que te dice a través de nuevos síntomas o molestias inusuales. Además, resulta esencial reconocer los signos o síntomas que NO son normales tras dar a luz:  

  • Dolor lumbar, abdominal, pélvico o vaginal.
  • Pérdidas de orina, de heces o gases cuando realizas un esfuerzo o tienes unas ganas imperiosas de ir al baño.
  • Abultamiento abdominal durante la realización de ejercicios o esfuerzo físicos.
  • Presión o sensación de tener un bulto en la vagina o recto.
  • Dificultad para hacer actividades rutinarias o de la vida diaria.
  • Sensación inusual de tristeza, falta de vitalidad o aislamiento.

2. Realiza una valoración abdominal y del suelo pélvico postparto

Como consecuencia del embarazo y del parto nuestro periné, espalda y abdomen se pueden ver afectados (y mucho). Por eso, el segundo consejo fundamental que damos a la mujer desde Low Pressure Fitness es que acompañe su postparto bajo la guía y supervisión de los profesionales pertinentes para cada etapa. En el postparto inmediato, es decir las primeras semanas del parto, recuerda consultar con la matrona los cuidados específicos corporales, del bebé, lactancia, etc.

 

Pero, cuidado, tras la cuarentena no se debe bajar la guardia. Valora el estado de tu suelo pélvico, sobre todo si tienes algunos de los síntomas anteriormente mencionados (escapes de orina, dolor pélvico, etc). Un profesional especializado de la fisioterapeuta del suelo pélvico es la figura más adecuada para esta etapa. Las valoraciones funcionales tras la cuarentena suelen evaluar la existencia de:

  • Diástasis del recto abdominal o de pubis.
  • Disfunciones de suelo pélvico como incontinencia urinaria, incontinencia fecal, prolapso de órganos pélvicos, incontinencia de urgencia, dolor pélvico, etc.
  • Disfunciones lumbo-pélvicas
  • Disfunciones sexuales como la anorgasmia, dispareunia, falta de líbido, etc.
  • Patrón y funcionalidad respiratoria, abdominal y del suelo pélvico.
  • y…mucho más.

3. Prioriza tu salud mental

No es sólo el cuerpo a quién hay que prestar atención sino también a la mente. La depresión postparto afecta a casi la mitad de las mujeres y puede tener consecuencias fatales. Si sientes desapego hacia el bebé, falta de vitalidad, problemas para conciliar el sueño, ansiedad, irritabilidad o tristeza no dudes en hablarlo con tus allegados y con un profesional de la salud mental. En un anterior artículo os hablamos sobre los diez signos de la depresión postparto.

4. Practicar actividad física y ejercicio de forma regular

Una vez que la fisioterapeuta ha dado el visto bueno a nuestro estado físico y nos encontremos suficientemente motivadas para retomar la actividad física, lo ideal es comenzar con un programa de ejercicio adaptado al postparto programado por un profesional del ejercicio físico. Sobre todo al inicio, los ejercicios serán de menor impacto e intensidad para que las estructuras musculares puedan adaptarse de forma gradual y progresiva a las exigencias del entrenamiento.

 

Un consejo sencillo pero que pasamos muchas veces por alto es saber qué y cómo debemos entrenar porque las ansias por recuperarnos en el menor tiempo posible pueden jugar una mala pasada. No tiene sentido salir a correr durante horas o hacer cientos abdominales diarios pensando erróneamente que a mayor volumen de entrenamiento, mejores resultados.

 

Por ejemplo, en muchas casos la diástasis abdominal persiste tras unos meses del postparto con lo se deben evitar ejercicios abdominales tradicionales como los crunch, los sit-ups incluso o algunos ejercicios de Pilates como el cien. En este sentido, La Asociación Española de Fisioterapia indica que a partir de la sexta semana se puede comenzar la gimnasia postparto y que  los ejercicios abdominales que se realizarán serán siempre del tipo hipopresivo como los que hacemos en Low Pressure Fitness.

 

Son muchas las actrices y presentadoras de TV que conscientes de la importancia de recuperarse óptimamente durante el postparto se han puesto en manos de profesionales de Low Pressure Fitness para recuperar su parto después de dar a luz. Este es el caso de Natalia Verbeke o de Pilar Rubio que acompañaron su embarazo y postparto bajo la supervisión las fisioterapeutas certificadas en Low Pressure Fitness. Verbeke incluso comparte sus progresos y dominio de la secuencia nivel 1 de Low Pressure Fitness en su cuenta de Instagram:


Recuerda que las prisas son un arma de doble filo que puede acarrear consecuencias negativas en el proceso de recuperación. Así que ya sabes, ponte en manos de personas cualificadas en el deporte y la salud para cuidar la mente y cuerpo por igual. En nuestra página web existe un directorio internacional de profesionales de la salud y el ejercicio que te pueden ayudar en la consecución de tus objetivos durante las diversas etapas del postparto. Accede pinchando aquí.

 

Autoras:

Tamara Rial, PhD, CSPS, LPF-Coach, Creadora del sistema de entrenamiento Low Pressure Fitness
Paloma González, Psicóloga, LPF-Coach, educadora sexual