Arranca septiembre: consejos y tratamientos para la ‘rentrée’

Toma nota de estas 10 recomendaciones que hemos recogido del bolg de Hola.com y que pueden venirte bien en tu rutina ‘beauty’ tras las vacaciones

BY HOLA.COM

Arranca el mes de retorno de las vacaciones para una gran mayoría. Y con él los buenos propósitos, también desde el punto de vista de tu rutina de belleza. Y es que tal vez has pensado, con el comienzo del nuevo curso, en cambiar algunos de tus hábitos o en probar nuevos tratamientos. Lo cierto es que algunos pequeños cambios te pueden echar una mano para estar radiante, e incluso te harían más fácil la llegada a la temida operación bikini de cada primavera. Y es que el objetivo de todo el año debería ser mantenerse en un peso saludable, sin acumulación de grasa en zonas sensibles y con una piel libre de impurezas, entre otros aspectos relativos a la imagen. Es lo que llamaríamos una ‘operación bikini continuada’.

En este artículo vamos a recomendarte una serie de consejos para que comiences el mes con ganas y teniendo en cuenta lo que tu cuerpo y tu piel necesitan tras la vuelta de vacaciones.

1. ¿Has ganado peso durante el verano? Piérdelo con la dieta de ‘mcm’: tan sencillo como ‘me como la mitad’. Antes de recurrir a la ayuda de un profesional en el caso de que sea necesario, prueba con esta sencilla regla. Ten en cuenta que en el verano se favorece la cultura del aperitivo y el picar entre otras. Por supuesto, despídete de éstos y otros caprichos de alto contenido calórico. En el caso de que la báscula no te dé buenas noticias, entonces sí: lo mejor es que recurras a tu médico para que te asesore.

2. El verano favorece la retención de líquidos y la sensación general de hinchazón. Un remedio estético que te ayudará a limpiarte mediante la pérdida de sudor, reduciendo tu contorno, es la termosudación. Tras un mensaje reductor anticelulítico, la aplicación de calor local contribuye a la liberación de toxinas. Consulta con tu médico estético la posible continuidad de este tratamiento alternado a lo largo del año.

3. La piel regresa de las vacaciones muy perjudicada, no sólo por el sol, sino también por los productos fotoprotectores, muy grasos en ciertas ocasiones. Lo primero es realizar un peeling corporal lo menos agresivo posible a nivel químico. Lo segundo hidratar y rehidratar constantemente. Lo último es revisar manchas y lunares. Todos estos cuidados debes realizarlos también periódicamente.

4. El rostro merece capítulo aparte, porque resulta el más dañado por todos los factores oxidativos que se van añadiendo al envejecimiento natural. Conviene hacer una exfoliación del rostro, pero mes y medio-dos meses, porque abre mucho los poros y facilita el depósito de suciedad, por ejemplo el de la polución.Lo idóneo son siempre tratamientos integrales naturales y recuperar y mantener los hábitos de limpieza e hidratación, que podemos dejar de lado con los cambios de rutina.

5. Durante el año y según cada caso particular, la mesoterapia facial, microinflitraciones de ácido hialurónico y vitaminas, ayudan en la lucha contra el paso del tiempo y el mantenimiento de las estructuras internas que, gracias al colágeno, evitan la caída y pérdida de volumen en el rostro.

6. Los nutricosméticos, colágeno, Omega 3 y vitamina C y selenio, entre otros, nos ayudan en la terapia anti-edad. Se trata de cápsulas de concentrados de estas sustancias, aunque, eso sí, debemos consultar a nuestro médico de cabecera, sobre los ciclos para tomarlas: tiempo y dosis.

7. No debemos olvidarnos de las manos, junto al rostro nuestra carta de presentación, especialmente importantes en fiestas, ceremonias y en los entornos laborales. Las terapias biológicas, como el plasma rico en plaquetas, se han revelado como especialmente útiles para devolverles el volumen perdido, y, por lo tanto, el aspecto rejuvenecedor.

8. En cuanto al deporte, ha de ser siempre moderado, y es fundamental seguir el consejo de un entrenador y por edades y necesidades personales. Nunca se debe practicar siguiendo una norma general. La práctica abusiva envejece y, además, cada ejercicio ayuda a eliminar grasa de según qué zona corporal.

9. Es un error obsesionarse con la celulitis y las estrías, dos defectos estéticos, por llamarlos de alguna manera, que no tienen solución definitiva. Lo mejor es consultar con el especialista el estado propio y ver si tratamientos como el láser, en el caso de las estrías, pueden contribuir a disminuir su tamaño.

10. Y, por último, llegamos a la cirugía estética. Si estás descontenta con alguna parte de tu anatomía y quieres operarte infórmate con tiempo. Primero las credenciales del doctor, segundo los plazos de recuperación y tercero las expectativas realistas de resultado.